Inicio   Cachorros   Pedigree   Salud   Cuidados   Fotos   Estandar   História   El precio   Exposiciones   Tu cachorro   Educación   Enlaces   Contacto




LA EDUCACIÓN DE NUESTRO BULLDOG FRANCÉS

Tener a un perro no adiestrado es como tener una guitarra y no saber tocarla. Cada vez que verás la guitarra sentirás una frustración tremenda pero si vas a clases de guitarra y empiezas a saber tocarla tú frustración se convertirá en satisfacción. Lo mismo ocurre con tener o no adiestrado a nuestro perro.

Tienes que dedicarle tiempo y paciencia.

Adiestrar a perros cuando son cachorros da como resultado la más alta tasa de éxito en conseguir perros adultos con un buen comportamiento y bien adaptados. Al igual que en los humanos la enseñanza y educación que recibe un niño en su infancia marcará el resto de su vida. Adiestrar a un cachorro de una edad de 10 a 16 semanas (20 como máximo) es como trabajar con una esponja. El cachorro se empapará de cualquier cosa que le enseñes, a esta edad su cuerpo todavía no ha empezado a producir hormonas, sin las hormonas, él está centrado en sus propietarios. 

Tu eres su líder, ya que eres quien le da de comer, le da agua, calor, alojamiento y seguridad, por estos motivos no se separa de tu lado. Tus actitudes y tus estados de humor serán calcadas por él. Por ejemplo si tu estas nervioso ese estado se lo contagiarás a él. Por eso es muy importante tu actitud.

Tanto si tu Bulldog Francés es adulto o cachorro los métodos para enseñarle van a ser los mismos.

HORA DE IR AL BAÑO
Puedes enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades donde tú quieras. Deberás escoger un lugar de la casa (que siempre deberá ser el mismo), puedes utilizar periódicos o empapadores, y nunca colocar estos productos en un lugar donde no quieras que haga sus necesidades, ya que confundirás al cachorro.

Los músculos de los tractos urinario e intestinal no están completamente formados, al igual que los bebés, por ese motivo necesitan evacuar con bastante frecuencia.

Observando a nuestro cachorro a diario sabemos cuáles son los momentos en los que va a necesitar orinar, por ejemplo: después de una siesta, después de una sesión de juegos o al rato de haber bebido.

Debes escoger una orden como “lavabo” o hazlo y puedes utilizarla para cuando quieras que haga sus necesidades en el lugar indicado. Siempre debe ser la misma orden, no le digas hoy lavabo y mañana hazlo, porque no va a entender lo que le dices.

Cuando hagas sus necesidades en el lugar indicado por ti, recompensa su buena acción con un premio, tiene que ser una chuchería para perros fácil de masticar, algo pequeño. Ya que si le das algo difícil de tragar ya sea porque es duro o grande, cuando el perro terminé de masticar habrá olvidado porque fue recompensado. 

Los primeros días de tu cachorro en casa cuando orine fuera de tu lugar marcado dile un “NO” en tono serio y lo llevas al lugar indicado por ti para hacer sus necesidades. Incluso puedes mojar un poco el periódico o empapador con la orina para que la próxima vez su olfato le lleve al lugar indicado por ti.

En cuanto el cachorro está completamente vacunado y puede salir a la calle vamos a tener que sacarlo entre tres y cinco veces diarias para hacer sus necesidades, conforme vaya pasando el tiempo y nuestro cachorro vaya creciendo va a necesitar menos salidas.

Es importante recalcar que si un cachorro desde su nacimiento hasta que se entrega a sus futuros propietarios ha tenido una higiene adecuada, va a ser un gran avance para el futuro propietario. Si por el contrario compramos un cachorro que ha estado criado en unas condiciones higiénico sanitarias deplorables va a ser más difícil enseñarlo.


LA CASA DE NUESTRO BULLDOG FRANCÉS
Es muy importante que le enseñes cuál es su territorio, no puedes dejarle toda la casa a su disposición, ya que la enormidad del lugar sería demasiado para que la pudiera asimilar. Debes escoger una habitación de la casa para él. La idónea es donde se junta la familia, la cocina, la sala de estar etc. ya que los cachorros son animales muy sociables y necesitan sentirse un miembro de la manada desde el principio. Este lugar será donde él tenga áreas claramente definidas para jugar, comer, dormir.

Dentro de esta habitación que has elegido debería haber una zona más pequeña exclusivamente de él, puedes ponerle un parque para perros de alambre, esta zona debe ser lo suficiente grande para que él pueda ponerse de pie, tumbarse o estirarse pero lo suficientemente pequeña para que no pueda hacer sus necesidades en un extremo del parque y dormir en el otro, hasta que esté totalmente adiestrado.

DISCIPLINA DE NUESTRO BULLDOG FRANCÉS
Debemos mostrar a nuestro cachorro cuando es el momento de jugar, comer, dormir etc. Debes ser tu quien marque esas pautas y no él.

A los cachorros les encanta morder. Si cualquier cosa, desde tus zapatos favoritos, hasta el cable de una lámpara o la pata de una mesa o silla. No puedes reñirle si no le has visto haciendo una acción que no te gusta. Si vuelves a casa y ves la pata de una mesa, ¡No le riñas! Porque el asociará tu llegada a casa con una riña o un castigo, y eso no es beneficioso para ninguno de los dos, ya que él no sabrá que le estas riñendo porque ha mormido la pata de la mesa. Tenemos que llamarle la atención en el momento justo de la acción, diciéndole un “NO”. Recuerda también que siempre has de recompensar a tu perro con una caricia, unas palabras con un tono de voz agradable y un premio cuando haga acciones positivas.

LAS ÓRDENES BÁSICAS

Para adiestrar a nuestro perro necesitaremos una correa, un collar y por supuesto los premios (golosinas para perros fáciles de tragar)

No usarás siempre las golosinas para que el perro obedezca tus órdenes, sólo cuando quieras enseñarle nuevas órdenes o conductas, en el momento en el que él sepa que es exactamente lo que quieres con tu orden dejará de ser necesario el refuerzo con la golosina. Puedes comenzar a pedirle que lleve a cabo una orden dos veces antes de darle una recompensa

SENTARSE (SIT)
Ponle la correa a tu perro y sujétala con la mano izquierda, y con la derecha coges una golosina, deja que la huela y que la lama pero no se la des. Entonces le dices la orden con la que quieres que se siente “sit” “siéntate”  o una similar y corta y eleva la mano lentamente con la recompensa desde delante de la trufa del perro hasta acabar sobre su cabeza, a medida que alce su cabeza tendrá que doblar las rodillas y quedará sentado, dale en este momento a recompensa y refuérzalo con tu voz en actitud positiva y alegre diciéndole ¡buen perro! O ¡muy bien!

QUEDARSE QUIETO (STAY)
Pon a tu perro sentado a tu lado izquierdo y sujeta la correa con tu mano izquierda, en tu mano derecha la golosina y coloca esta mano delante de la trufa del perro. Dile “quieto” y da un paso hacia delante con tu pie derecho para quedar directamente enfrente de él, con los dedos de sus pies tocando con los tuyos, al mismo tiempo que huele y lame la golosina. Asegurate de que su cabeza mire hacia arriba para mantener la posición de sentado. Cuenta hasta cinco y entonces muévete para quedarte de nuevo al lado del perro, con él a tu izquierda. En cuanto vuelvas a la posición inicial prémiale con la golosina.

TUMBARSE (DOWN)
Los perros perciben la posición de tumbarse como un acto de sumisión, por este motivo enseñar este ejercicio usando un método que fuerce al perro puede hacer, a veces, que éste desarrolle tal miedo que, o se escape cuando diga la orden “échate” o intente morder a la persona que lo fuerce a hacerlo.

Pon el perro sentado al lado de tu pierna izquierda, mirando a la misma dirección que tú. Coge la correa con tu mano izquierda y te una golosina en la mano derecha. Ahora coloca suavemente tu mano izquierda sobre la cruz del perro (donde los hombros se encuentran por encima de la columna vertebral) no empujes hacia abajo, apoya tu mano izquierda ahí para poder guiar al perro para que se eche al lado de tu pierna izquierda y que no ruede y se acueste sobre un costado.

Ahora coloca la mano donde llevas la golosina delante de su trufa y dile “échate” y baja lentamente tu mano con la golosina hasta los pies delanteros del perro.  Cuando tu mano con la golosina toque el suelo empieza a moverla hacia delante, en frente del perro. En este momento hablale con un tono suave animándolo a hacerlo. Cuando los codos del perro toquen al suelo, dale la golosina y alábale suavemente. Intenta que el perro mantenga esta posición durante varios segundos.



Copyright © 2013 - BULLDOG FRANCÉS DE LA BELLA BAROIS. Página creada por Bárbara Varona (La Bella Barois) - Todos los derechos reservados, esta prohibido todo uso de imagenes y textos sin previa autorización por escrito.